ultimo tuviera oportunidad de emparejar las acciones.

Una ligera sorpresa aguardaba en las últimas instancias del Abierto de Los Cabos. Aunque en un partido de grandes jugadores puede ganar cualquiera, Cameron Norrie eligió un buen lugar para romper su mala racha ante Félix Auger-Aliassime al eliminarlo en semifinales. La victoria del británico fue una muestra del premio a la consistencia, no solo en este partido, sino a lo largo de la semana. Norrie se mantuvo al límite en un par de juegos pero logró sacar la victoria, en parte gracias a los errores no forzados del canadiense. Cameron aprovechó la segunda oportunidad de quiebre que tuvo en el primer set para decantar el parcial a su favor. Con el saque estuvo cerca de la perfección, pues ni siquiera le abrió la puerta a Félix para que este ultimo tuviera oportunidad de emparejar las acciones. Tras llevarse la primera manga por 6-4, el nivel de Norrie bajó un poco y le permitió al canadiense romper por primera vez. Félix cedió la ventaja inmediatamente después pero se mantuvo al margen con su servicio después de haberlo perdido por segunda ocasión en la noche. Auger-Aliassime y Norrie se enfrascaron en una lucha de ventajas y puntos de quiebre a favor del canadiense. Finalmente, Félix logró su segundo quiebre del partido para luego sellar el set con su servicio. Después de una primera semifinal de dominio, Los Cabos recibió el drama que siempre entrega un tercer set. Auger-Aliassime fue el primero en volver a sufrir otra desconexión. El golpe anímico de ganar el segundo set no fue suficiente para mantenerse en esa línea y Cameron consiguió adelantarse en el definitivo. Sin embargo, cerrar el partido no iba a ser nada sencillo para el británico. Con el 5-3 a favor, Norrie enfrentó dos puntos de quiebre que Félix desaprovechó con errores no forzados. En su segunda oportunidad para sellar la victoria, Cameron jugó un revés cruzado, Félix intentó una derecha paralela pero la pelota se fue ancha.
Artículo Anterior Artículo Siguiente