las bases estaban llenas en la tercera.

El equipo de béisbol juvenil de Sudáfrica fue eliminado con 3 derrotas consecutivas en el Mundial U12 de Taiwán pero eso no impide que los chicos disfruten del juego. En su cuarto juego contra los locales, el entrenador en jefe Ian Griebenow animó a los jugadores jóvenes a “disfrutar el juego”, y su hijo Kyle Griebenow puso la muestra a sus compañeros imitando la coreografía de las animadoras mientras el equipo le aplaudía. El capitán de Taiwán, Chen En, conectó un elevado en el jardín central cuando las bases estaban llenas en la tercera. Al ver que estaba a punto de conectar un hit, el jardinero central sudafricano, Caleb Abrahams logró atrapar la pelota de un clavado, luego se levantó y devolvió la pelota al cuadro, el corredor de tercera base Ke Shaojie no pudo regresar a la base, consiguiendo un doble play y desmantelando la ofensiva de Taiwán. Abraham corrió de los jardines al interior, saltando alegremente sobre sus compañeros de equipo como si hubiera ganado el juego. En la tercera entrada, Sean Cupido de Sudáfrica, conectó un elevado que Ye Shuwei interceptó en el aire . Cupido no se decepcionó en absoluto cuando vio que que el elevado fue atrapado, sino que se detuvo para aplaudir las habilidades de Ye Shuwei con una sonrisa muy brillante. Al final de la cuarta ronda, el lugar se limpió en el mediocampo. Cuando el equipo de porristas de Taiwán “CT Girls” actuó, el pequeño Kyle Griebenow bailó al margen usando equipo de protección. Después de que sus compañeros de equipo se contagiaran, también se unieron a él aplaudiendo. Antes de que se reanudara el juego en la quinta entrada, el pequeño Griebenow se paró detrás del plato y saltó de nuevo. Su linda apariencia fue aclamada por los fanáticos en Taiwán.
Artículo Anterior Artículo Siguiente